La creación de zonas húmedas incluyendo lagos artificiales en los campos de golf no solo son un aliciente desde el punto de vista paisajístico, sino que además, implican costes de creación y mantenimiento inferiores al resto de las superficies del campo y proporcionan unos volúmenes de agua adicionales.